Una característica muy importante a considerar en el cálculo de los índices bursátiles es que la gran mayoría de ellos no consideran los dividendos repartidos por las empresas que componen el índice. Así, los principales índices europeos y americanos, cuando calculan los índices lo hacen con el precio de las acciones sin tener en cuenta los dividendos que han podido repartir las empresas.

Este hecho hace que aparentemente la rentabilidad de la Bolsa sea menor que la que realmente tiene. Cuando vemos que el IBEX35 en un período de tiempo ha subido un x% no se está teniendo en cuenta los dividendos que en ese tiempo han repartido las empresas que componen ese índice. Esos dividendos han sido cobrados por los accionistas y por tanto deberían tenerse en cuenta si queremos saber la rentabilidad real de la Bolsa.

Los índices totales

El cálculo de los índices incluyendo los dividendos repartidos da como resultado los índices totales. Estos índices totales, en inglés «total return«, no se suelen publicar de forma habitual en los medios.

Entre los índices que no consideran los dividendos se encuentran el IBEX35, Eurostoxx50, CAC40, Dow Jones, S&P500, entre otros muchos. En cambio el DAX alemán se calcula considerando los dividendos repartidos. 

Los índices totales en la Bolsa española

En España podemos acceder a los índices totales de los mercados españoles en la web de Bolsas y Mercados Españoles (BME).

Así podemos observar los siguientes datos:

  • En 31/12/1985 el IGBM (Índice General de la Bolsa de Madrid) era 100. El día 13/12/2018 era de 897,85. Es decir, se ha multiplicado por 8,97 el valor del índice. Este índice no tiene en cuenta los dividendos repartidos.
  • En 31/12/1985 el ITGBM (Índice Total General de la Bolsa de Madrid) era 100. El día 13/12/2018 era de 3460,58. Es decir, se ha multiplicado por 34,60 el valor del índice. Este índice si tiene en cuenta los dividendos repartidos.

Vemos aquí la diferencia entre considerar la rentabilidad aparente deducida de un índice bursátil y la rentabilidad real, incluyendo los dividendos que han cobrado los accionistas.

Consideraciones derivados de los índices totales

  • La Bolsa es más rentable de lo que parece a simple vista. El hecho de que nos fijemos habitualmente en los índices que no consideran los dividendos supone que la inversión en bolsa parezca menos rentable de lo que realmente es.
  • La rentabilidad de los fondos de inversión debería compararse con los índices totales. Generalmente los fondos indexados se comparan con índices como el IBEX, S&P, etc., que no consideran los dividendos. Además, en la mayoría de los casos no logran obtener la rentabilidad de los índices a los que replican a pesar de que no consideran los dividendos repartidos. Por tanto, los fondos de inversión son menos rentables de lo que parecen.

Escribir un comentario