John. D. Rockefeller (1839 – 1937) fue un importante empresario y filántropo estadounidense, que dio inicio a una célebre y poderosa dinastía de magnates, la familia Rockefeller.

Los comienzos de Rockefeller

John D. Rockefeller con 18 años

En 1853 se trasladó con su familia a Cleveland, Ohio y dos años más tarde, con dieciséis años, y una vez graduado, John D. Rockefeller decidió abandonar sus estudios y comenzar su andadura en el mundo de los negocios.

Comenzó a trabajar de contable en la empresa Hewitt & Tuttle, compañía dedicada principalmente al comercio de productos agrícolas.

A los 20 años dejó el trabajo para aventurarse solo con un socio a trabajar como comerciante de la comisión en heno, granos, carne y otros bienes.

El negocio del petróleo

A comienzos de la década de 1860 el negocio del petróleo, gracias a la creciente demanda de queroseno para la iluminación, estaba dando incipientes muestras de dinamismo en la región de Cleveland.

En 1863 se unió a otros dos socios (Maurice Clark y Samuel Andrews) para crear la la firma Andrews, Clark and Co. dedicada al refino y transporte de petróleo.

La compañía fue creciendo conviertiéndose en la más grande de la zona. Gran parte de su éxito se debe a eran capaces de ser más eficientes, rentabilizando los subproductos y controlando diferentes fases del proceso industrial.

Así, mientras que otras refinerías transformaban un 60% del petróleo en queroseno, desechando el 40% restante, utilizaba la gasolina para alimentar la refinería, vendiendo el resto como aceite lubricante, vaselina y cera de parafina y otros subproductos.

Del mismo modo, las refinerías de Rockefeller contrataron a sus propios instaladores de tuberías y empresas fabricantes de barriles, reduciendo a la mitad su costo.

Rockefeller mostraba su mentalidad de hombre de negocios depredador, buscando la expansión de la empresa, mediante la eliminación progresiva de la competencia a toda costa.

Standard Oil

El siguiente paso de Rockefeller fue el que definitivamente le colocaría como la petrolera más importante de EEUU, aunque utilizara métodos más agresivos.

Negoció en secreto con el ferrocarril tarifas preferenciales, creando en 1870 una nueva sociedad: la Standard Oil, que absorbió a la empresa Rockefeller & Andrews, que venía de una rápida expansión.

Los acuerdos con los ferrocarriles le demostraron a Rockefeller que el tamaño genera ventaja, lo que le impulsó a seguir expandiéndose.

De nuevo Rockefeller hizo uso de las economías de escala presionando para reducir los gastos de transporte por ferrocarril. El cártel de las empresas de ferrocarriles ofreció a la compañía un trato preferencial como expedidor de gran volumen, con descuentos de hasta el 50% para sus productos, de los que no disfrutaban los productos de la competencia.

Refinería en Cleveland (1889)

La Standard Oil fue comprando la mayor parte de las compañías más pequeñas, aprovechándose de su situación ventajosa.

Muchos refinadores vieron que no debáin rechazar la oferta de Rockefeller y en dos años compró 23 compañías, en su mayoría refinerías de Cleveland.

La Standard Oil refinaba un cuarto de toda la producción de petróleo de todo EEUU, y eliminando poco a poco a la competencia. Se convirtió en un poderoso monopolio que refinaba el 95 % de la capacidad total de los Estados Unidos.

En ese momento buscó prosperar más aún, mediante la integración horizontal y vertical.

Rockefeller en 1911

En 1882 Rockefeller creó la Standard Oil Trust, que fue el primer monopolio del mundo, abarcando toda la industria petrolera estadounidense.

Surgieron problemas antimonopolio y, en 1911, Standard Oil se vio obligada a disolverse.

Rockefeller se retiró a los 56 años y se volcó en su nueva faceta de filántropo hasta el día de su muerte el 23 de mayo de 1937.

De las empresas que surgieron como descendientes de la Standard Oil se encuentran las que hoy en día son las principales compañías petroleras del mundo, como Exxon Mobil, Chevron, ConocoPhillips, Amoco y Standard Oil of Ohio.

Su fortuna personal

Está considerado como el hombre más acaudalado de la Historia, siendo fundador de la mítica familia de millonarios que aún persiste.

Se estima que llegó a alcanzar más de 600 mil millones de dólares al cambio actual.

Principales citas de Rockefeller

  • No tenía ambición de hacer una fortuna. La mera creación de dinero nunca ha sido mi objetivo, tenía la ambición de construir.
  • Si tu único objetivo es hacerte rico, nunca lo lograrás.
  • Una amistad fundada en el negocio es mejor que una empresa basada en la amistad.
  • Creo que la verdad y la justicia son fundamentales para un orden social duradero.
  • Dar debería realizarse de la misma manera que invertir. Dar es invertir.
  • Puedes rendir cuentas por cada millón ganado…, menos por el primero.
  • No conozco nada más despreciable y patético que un hombre que dedica todas las horas del día a ganar dinero por el dinero.
  • Después de hacer lo correcto, lo más importante es que la gente sepa que estás haciendo lo correcto.
  • La fama fue ganando terreno conmigo porque era bueno dejar que el dinero fuera mi esclavo y no hacerme yo esclavo del dinero.
  • Es erróneo asumir que los hombres de inmensa riqueza son siempre felices.
  • No se me ocurre nada menos placentero que una vida dedicada al placer.
  • La caridad es perjudicial a menos que ayude al receptor a independizarse de ella.
  • Nunca me importaron los horarios.
  • No tengas miedo de renunciar a lo bueno para ir a por lo grande.
  • Si deseas tener éxito, debe emprender nuevos caminos, en lugar de recorrer los caminos desgastados del éxito ya aceptado.
  • Creo que el ahorro es esencial para una vida bien ordenada.
  • Dios me dio mi dinero.
  • La competencia es un pecado. Por eso la elimino…
  • Lo más importante para un joven es establecer un crédito, una reputación y un carácter.
  • La única pregunta con riqueza es, ¿qué haces con ella?
  • El éxito de cada uno depende del éxito del otro.
  • Piensa en dar no como un deber, sino como un privilegio.
  • La riqueza de un hombre debe ser determinada por la relación de sus deseos y gastos con sus ingresos. Si te sientes rico con diez dólares y tienes todo lo que deseas, realmente es rico.
  • Un hombre no tiene derecho de ocupar el tiempo de otro hombre innecesariamente.
  • Con perseverancia, cualquier cosa, ya sea correcta o incorrecta, buena o mala, es factible y puede ser lograda.
  • Tengo formas de ganar dinero de las que no sabes nada.
  • ¿Mi mayor placer? Ver cada noche las ganancias que desde la mañana me produjeron mis inversiones.
  • La forma de ganar dinero es comprar cuando la sangre corre por las calles.
  • El secreto para el éxito es hacer las cosas comunes de forma poco común.
  • Preferiría ganar el 1% del esfuerzo de 100 personas que el 100% de mis propios esfuerzos.

Libros acerca de John D. Rockefeller

Más información:

Escribir un comentario