Los dividendos son las rentas que obtenemos de las acciones y como vimos en un artículo anterior hacen que la rentabilidad real de una cartera de acciones sea muy superior a la que aparenta. Cuando una persona adquiere acciones de una empresa tendrá derecho a participar también en los beneficios que obtenga la misma.

Definición de dividendos

Según la Wikipedia el dividendo es «la cuota de dinero de una empresa que se reparte entre los accionistas de una sociedad. El dividendo constituye la principal vía de remuneración de los accionistas como propietarios de una sociedad. Su importe debe ser aprobado por la Junta General de Accionistas de la sociedad, a propuesta del consejo de administración.

Es la retribución a la inversión que una sociedad otorga a sus accionistas según la cantidad de acciones de cada uno.

Cuando una empresa tiene beneficios puede repartirlos entre sus propietarios, los accionistas (dividendos) o dejarlos como recursos de la empresa (reservas). Si se quedan como reservas de la empresa formarán parte del patrimonio de la empresa y en definitiva aumentan el valor de la propiedad de los accionistas.

La cantidad de dinero repartida como dividendos, dependerá de los beneficios y del porcentaje del beneficio que se reparte como dividendos (pay-out). Por este motivo se dice que la rentabilidad de la inversión en Bolsa es variable, ya que fluctúa.

La rentabilidad por dividendo

Un dato importante que nos encontramos cuando analizamos una cotización de una empresa es el rendimiento por dividendo o rentabilidad por dividendo.

Este rendimiento se obtiene dividiendo el dividendo anual en euros entre la cotización de la acción.

Por ejemplo, si una empresa reparte durante un año un dividendo bruto de 1,20 euros y en la actualidad su cotización es de 18,00 euros, la rentabilidad por dividendo de esa empresa en ese momento es del 6,66%.

Tipos de dividendos

Dividendos a cargo de resultados y dividendos a cargo de reservas

Generalmente una empresa reparte los dividendos con cargo a los beneficios obtenidos. Es decir, de los beneficios que haya obtenido durante el año reparte una parte entre sus accionistas. En ese caso estamos hablando de dividendos a cargo de resultados.

Sin embargo, una empresa puede decidir repartir dividendos con cargo a los resultados obtenidos en el pasado y que no se repartieron en su día. Estos formarán parte del patrimonio neto de la empresa como reservas. Aquí nos encontramos ante dividendos a cargo de reservas. Esto supondría una descapitalización de la empresa.

Dividendos ordinarios y dividendos extraordinarios

Los dividendos ordinarios son aquellos que se pagan a cargo de los resultados ordinarios de la empresa. Se espera que estos resultados se puedan mantener o incrementar en el futuro.

En cambio, los dividendos extraordinarios son aquellos que se pagan de forma extraordinaria, por algún motivo particular o por la obtención de algún beneficio extraordinario.

Dividendo único, dividendo a cuenta y dividendo complementario

Una sociedad puede repartir los dividendos con la periodicidad que decida.

Cuando una empresa reparte un dividendo en un solo pago anual, nos encontramos ante un dividendo único.

Cuando decide escalonar los pagos de los dividendos, pagando en diferentes momentos del año, los primeros pagos son dividendos a cuenta y el último pago se denomina dividendo complementario. Generalmente, el dividendo correspondiente a un ejercicio se suel pagar al año siguiente. En algunos casos se paga una parte estimada en el año en curso y el resto durante el ejercicio siguiente.

Dividendo en efectivo y dividendo en especie

Normalmente los dividendos se pagan en efectivo (dividendo en efectivo) pero también se puede pagar con acciones de la misma empresa. En este último caso, en el que la empresa paga el dividendo con acciones de la misma empresa que previamente ha comprado la empresa (autocartera) nos encontramos ante un dividendo en especie.

Escribir un comentario